Estrategias de IMPROVISACIÓN (II)

21.10.2015 13:35

LA ESTRUCTURACIÓN MELÓDICA

Consiste en el empleo de la propia melodía del tema como elemento de referencia para estructurar el solo

Posibilidades:

  1. Variación melódica. En su forma más básica, tras la exposición inicial de la melodía  (“head”), el improvisador comienza su solo teniendo en la mente el tema y glosándolo, comentándolo o adornándolo de forma más o menos profusa, presentando más o menos explícitamente citas literales o referencias y aproximaciones.
  2. Varición motívica. En ocasiones puede tomarse una idea del tema y elaborarla y desarrollarla durante una sección hasta tomar otro motivo del tema y proceder igualmente.
  3. Variación interválica. Consiste en la creación de una melodía paralela que, aunque no guarde la relación interválica ni la curva melódica del tema, se construye como complemento al mismo y que incluso podría funcionar como segunda voz.
  4. Citas (“quotes). Citar un fragmento reconocible de un famoso tema en medio de una improvisación es una práctica frecuente y apreciada entre los músicos de jazz. Precisa poner en relación mediante la imaginación y de forma instantánea el contexto armónico original del tema citado con el momento presente en que se dé la cita, y ello sin perder el hilo del discurso, que se retoma enseguida.

(*) Texto basado en el artículo original del genial guitarrista Toño Contreras.